JODIDOS, PERO CONTENTOS

JODIDOS, PERO CONTENTOS

Vicios del Servicio es una hilarante crónica de actualidad donde unos personajes con una estrafalaria vida privada se ven afectados por la crisis económica. Una entretenida historia sobre la corrupción de nuestra sociedad, la solidaridad, las relaciones de pareja y la búsqueda de la felicidad. Porque, en palabras de una de las protagonistas de la novela:" Nadie es tan desgraciado como para no querer ser feliz." En definitiva, se trata de una forma divertida de abordar la devastadora coyuntura por la que atravesamos. Como diría otro personaje de la obra: "Estamos jodidos, pero contentos".

domingo, 11 de junio de 2017

RESEÑA EN EL BLOG LITERARIO LA BIBLIOTECA DE ÁNGELA

La Biblioteca de             ÁNGELA

miércoles, 3 de mayo de 2017


Opinión personal:

Penurias Exquisitas fue la primera novela de César Blasco, la cual me gusto mucho y cuando su autor me ofreció su segunda novela acepté encantada y no me ha desfraudado. Me he divertido mucho. El autor ha creado unos personajes entrañables con sentido del humor en situaciones rocambolescas y divertidas y con una carga de sátira a nuestra sociedad.
Vicios del servicio es una novela más que recomendable que te hará pasar unas horas con una sonrisa y te dejará un buen sabor de boca.


lunes, 29 de mayo de 2017

RESEÑA EN EL BLOG LITERARIO LIBROS Y LITERATURA

Hace mucho tiempo, allá por el 2011, leí una novela de un autor que pocos conocían, Cesar Blasco, yo lo descubrí gracias a las redes sociales, al boca a boca como dicen unos, o boca oreja como dicen otros, aunque como estamos hablando de libros lo suyo sería decir “ojo a oreja”. “Penurias exquisitas”, fue un libro que recomendé mucho y que divirtió a casi todos los que lo leyeron. Un libro con una feroz crítica social en clave de humor.
Y hace muy poco descubrí que César Blasco regresaba con otro libro y desde ese momento ya quise saber cómo había sido la evolución de este autor.
También tengo que decir que la portada no me ha convencido nada, de hecho, de no saber que era un libro de este autor estoy absolutamente segura que jamás hubiese entrado en mis estanterías, porque no habría reparado en el, o directamente lo habría rechazado. Ahora, después de haberlo leído, sigo sin comprender el porqué de esta portada en relación con lo leído.
“Consol examinaba con gesto experto el retrete en los servicios de la celda que ocupaba junto a media docena de detenidas en las instalaciones de la comisaría de la Policía Autonómica de Les Corts. Había sido arrestada durante los disturbios que siguieron a la disolución por los Mossos d´Escuadra de una concentración no autorizada entre el Palau de la Generalitat en contra de los recortes sociales previstos en los presupuestos del Gobierno Autonómico para el 2012…”
Pues así empieza “VICIOS del servicio”, la nueva novela de César Blasco, contándonos que Consol, la mujer de Pere Gil i Puyuelo, un empresario catalán (o catalanizado) ha terminado detenida tras su participación en una manifestación. Y si bien su marido es un empresario que aprovecha todos los resquicios legales para ahorrarse todo el gasto posible en sus trabajadores, además de relacionarse “como se debe” para obtener contratos con la Administración autonómica, su curiosa esposa, una obsesiva de la higiene, se dedica a involucrarse en diversas actividades en algunas “oeneges”. La familia del empresario se completa con Paloma, la hija ultraconsentida del matrimonio, una joven acostumbrada a no hacer nada que mantiene una relación con un “perroflauta” (esto dicho desde mi más absoluto respeto) llamado Sócrates. También, y desde hace muy poco convive con ellos el padre de Pere, Miguel, un agricultor aragonés, que creará diversas situaciones interesantes en la novela.
Por otro lado, y no menos interesante, está la plantilla de la empresa, que está compuesta en su integridad por personas por las que el empresario obtiene pingües beneficios tanto fiscales como por parte de la SS.SS. Si leen los agradecimientos de la solapa del libro, verán que la corrupción es la gran protagonista, ya que nos encontramos ante un empresario que tiene, y sobre todo ha tenido en el pasado, negocios turbios con políticos corruptos.
Estamos en tiempos de crisis, la empresa tiene, como muchas pequeñas empresas familiares, multitud de problemas económicos, y todos deben arrimar el hombro; y cuando todos tienen que “poner” en lugar de “llevarse”, aparecen los problemas.
Humor negro y sátira por partes iguales; el egoísmo humano, ese que va más allá de la picaresca tan característica en nuestro país… Y en otros también, no vayamos a pensar que somos los únicos que queremos ganar mucho y pagar pocos impuestos.
Tengo que reconocer que en ocasiones no he sabido si reírme o sonrojarme, es lo que pasa cuando se está al límite del humor, esa delgada línea que separa el humor del horror.
Los personajes son todos absurdamente reconocibles, quiero decir que son, llevados al límite, representantes de nuestra sociedad, gente que se relaciona con nosotros todos los días, incluso alguno podemos ser nosotros mismos. Los capítulos en los que aparecen Remedios y Climet, dos de los trabajadores, me han recordado al teatro de lo absurdo de Eugene Ionesco aunque mucho más cercano a nosotros como el de nuestro gran Maura.
“VICIOS del servicio” es una novela que gustará a muchos de los que se acercaron a aquellas viejas pero tan actuales “Penurias exquisitas”, porque si uno de los objetivos del autor era conseguir con este libro horrorizar al lector hasta el punto de dudar entre la risotada y la vergüenza probablemente lo ha conseguido. Lo que no dudo yo y desde luego me creo, es que, como el propio autor nos dice, las editoriales convencionales hayan descartado este libro, pues su contenido, tan políticamente incorrecto, no solo no encaja con ellas, sino que podría ponerlas en apuros con muchos de sus lectores.

jueves, 25 de mayo de 2017

LOS LECTORES OPINAN

     Apenas ha transcurrido un mes desde la publicación de Vicios del Servico, pero ya se han producido numerosas reacciones del personal tras la lectura de la novela. A continuación exponemos una muestra de las opiniones más representativas de los lectores:

<<Este despropósito es la obra de un escritorcillo podemista y mediocre de dudoso gusto cuyo mayor argumento literario es el ataque injustificado a la decencia y las buenas costumbres. Sin ninguna justificación, el autor arremete contra la clase política y empresarial, la Iglesia, la judicatura y la música romántica. Por otro lado, en toda la novela se alaban gratuitamente las bondades del amancebamiento, los juguetes eróticos y el asesinato. Por su inmoralidad y por constituir un ataque feroz contra los principios básicos que sustentan nuestra cultura liberal judeo-cristiana, esta  novela debería ser prohibida.>>
 (Un dirigente político conservador desde su celda de Soto del Real)

<<Jamás en mi dilatado periplo vital había tenido conocimiento de una novela donde se reflejase con semejante jocosidad la extenuante búsqueda de la felicidad del ser humano. Otrosí, la trama está trufada de exquisita crítica a nuestra sociedad materialista, alienante y nihilista. Una hilarante sucesión de vicisitudes de los personajes protagonistas en la tradición de la mejor sátira británica o de la picaresca de nuestro siglo de oro.>>
 (Mi vecino taxista)

<<Excelente. No deja títere con cabeza>>
(Un magistrado de la Audiencia Nacional)

<<Se ha pegado cinco años para escribir un libro que ni siquiera tiene fotos. Además, la novela no trata de temas interesantes como las que escriben la Esteban o el Jorge Javier Vázquez. Estoy segura de que se mete en el despacho a escribir todas tardes para no atender al perro y a mis nietos, que son unos angelitos. Y ahora dice el descarado que va a empezar a escribir otra…>>
(La madre del autor)

<<¿Quién nos iba a decir que este calamochino sería capaz de escribir otra novela?  Con lo calladico que es el zagal. Para que luego vengan los de Zaragoza a dárselas de intelectuales cuando acuden al pueblo de vacaciones.>>
(The Calamocha Times)

<<Me he partido el culo leyendo Vicios del Servicio. Los protagonistas están como una puta cabra y les pasan una de cosas que te cagas.>>
 (Un conocido intelectual que prefiere permanecer en el anonimato)

<< El protagonista de esta novela, es un individuo machista, xenófobo, homófobo, clasista, misógino e ignífugo. En toda la trama no se utilizan medios de transporte sostenibles, Pere siempre se desplaza en su Audi. Tampoco se fomenta el reciclaje de los residuos sólidos urbanos. Los personajes son insolidarios y se desentienden de los miembros y miembras más desfavorecidos de la sociedad. Por si esto fuera poco, la novela no ha sido escrita de forma paritaria (el único autor es un hombre). Tras una fachada de crítica a la corrupción política, el texto despide tufo reaccionario. Ridiculiza a los colectivos alternativos y las entidades sociales, alternativamente. Atenta contra los valores democráticos y las libertades fundamentales, y, en consecuencia, Vicios del Servico debería ser prohibida.>>
 (La alcaldesa progresista de una gran ciudad)

<<Amena y equilibrada, se lee sin darte cuenta. Los protagonistas son personajes  muy originales que libran unas delirantes batallas con la realidad. Una novela divertidísima que mezcla equilibradamente el humor absurdo, la ironía, los enredos y el  humor negro. Empiezas a leer y no te libras de la risa hasta que terminas la novela.>>
(Revista de libras)

<<Le aseguro, señoría, que yo no sabía nada de las actividades de mi marido.>>
(La mujer del autor)


César Blasco

miércoles, 19 de abril de 2017

FIRMA DE EJEMPLARES DE VICIOS DEL SERVICIO

       Os invitamos a visitar la Librería González  (C/Guipúzcoa, 61 de Barcelona) el domingo, día 23 (Sant Jordi), de 12 a 14 horas.
      Allí podréis disfrutar de la presencia del autor de “Vicios del Servicio”, que se encontrará a las puertas del establecimiento firmando ejemplares de su novela.
      César lleva varias semanas preparándose para la ocasión con ejercicios de musculación de su brazo y mano derecha en un gimnasio del barrio. También ha perfeccionado su letra para escribir las dedicatorias completando casi doscientos cuadernillos Rubio de caligrafía.
      Se han cursado invitaciones a varias personalidades que aparecen en la novela para que asistan al acto ( Jordi Pujol, Rato, Bárcenas, etc.), por lo que rogamos a los lectores que se acerquen a comprar un libro que no traigan joyas ni objetos de valor para evitar disgustos.
      La presencia de famosos está asegurada porque también corre el rumor de que Rappel visitará la librería con la intención de prepararse para su próxima aparición en Gran Hermano VIP (Verneda I Prim). Y parece ser que Belén Esteban, en Barcelona por Sant Jordi, visitará ese día todos los lugares de la ciudad donde se firmen libros en busca de “negros” para futuros trabajitos. La diversión está asegurada.
      Además, si compráis un ejemplar de la novela, el autor  os regalará una cariñosa dedicatoria personalizada ("Con cariño para la persona que paga los doce euros") y os despedirá con un par de besos (ellas) o un abrazo (ellos).

lunes, 3 de abril de 2017

                                    

¿POR QUÉ REGALAR VICIOS DEL SERVICIO EL DÍA DE SANT JORDI/ EL DÍA DEL LIBRO?

     Porque, como el caballero Jordi, venció al malvado dragón que atemorizaba al reino, tú derrotarás al dragón del tedio que ronda la mente humana si te lo regalas (y lo lees, claro). Además, también puedes derrotar los ronquidos de tu pareja cuando se quede dormido/a en el sofá vencido por el aburrimiento de la programación televisiva, sólo tienes que introducirle el lomo del libro en la boca.
     Porque tu chico te va a regalar un ramo de rosas rojas enorme al comprobar emocionado que este año te lo has currado y no le has comprado otra vez el último premio Planeta.
     Porque evitarás que tu mujer te patee los testículos otra vez, harta de que cada 23 de abril le regales el último libro de Belén Esteban o Jorge Javier Vázquez.  Este año le demostrarás lo mucho que la quieres porque te has esforzado buscando para ella un libro original que no lo han leído todas sus amigas.
     Porque así no tendrás que aguantar las largas colas que se forman el día del libro en los puestos callejeros o en las librerías. Recibirás en tu domicilio el ejemplar de la novela por correo y no habrás de moverte de tu casita. Te evitarás los codazos, puñetazos, el tufo a sobaquillo y los sospechosos móviles rozando tu trasero.
     Porque Vicios del Servicio te ofrece un vicioso servicio de dedicatorias a la carta totalmente gratuito. El autor reproducirá en la primera página de la novela la dedicatoria elegida por el comprador de entre las siguientes opciones:
Uno.- A (nombre del comprador/a), que con su sensual inteligencia y sus caricias creativas excitó mi entendimiento inapetente hasta llevarme al clímax durante el que engendré esta novela,
El autor.
Dos.-Con cariño para (nombre del comprador/a), el/la maestro/a del sexo tántrico, que tanto me ayudó a relajarme de las tensiones ocasionadas por la escritura de este libro.
Un achuchón a distancia,
El autor.
     Porque sólo cuesta doseuros, o sea, doce euros. Lo mismo que un cubatalitro en la disco poligonera a la que acudes los fines de semana con tus colegas para mitigar vuestra angustia existencial y reflexionar sobre lo fútil de la vida humana. 
     Porque leer es sexy. Vete a una cafetería del centro, siéntate a una mesa, ponte las gafas de pasta que te dan ese toque intelectual tan irresistible y abre Vicios del Servicio. Garantizado: en pocos minutos se te acercará un hombre o una mujer para interesarse por tus deseos más apremiantes, concretamente para ver qué deseas tomar. Además, siempre puedes dejar volar tu imaginación leyendo las aventuras sexuales del protagonista del libro.
     Porque la lectura de esta novela no engorda. Cero calorías, a menos que te la comas.
     Por si todas estas razones te parecen pocas, tenemos una oferta irresistible para ti que no eres tonto:
¡COMPRA UNA NOVELA Y LLÉVATE OTRA POR EL MISMO PRECIO QUE LA PRIMERA!
(Apúrate, esta promoción está limitada a los primeros 100.000 ejemplares).


  César Blasco



miércoles, 29 de marzo de 2017

AGRADECIMIENTOS


     Quiero expresar mi sincero reconocimiento a los grandes hombres de este país, sin los cuales esta novela jamás habría visto la luz.
     Políticos admirables como el Molt Honorable Jordi Pujol, Félix Millet, Manuel Chaves, Luis Bárcenas, Jaume Matas, Francisco Granados, etc. nos han enseñado la manera correcta de conseguir contratos con la Administración pública en connivencia con honrados empresarios y cómo gastar convenientemente el dinero de todos sin que caiga en manos de despilfarradores que lo invertirían en hospitales o colegios.
     Banqueros ejemplares como los gestores de las Cajas de Ahorros rescatadas por el Gobierno o el padre del milagro económico español, el incorruptible Rodríguez Rato. Profesionales eficientes y abnegados que han logrado transferir al Estado las entidades que dirigían para asegurar su viabilidad, asignándose para sí unas ridículas indemnizaciones por los servicios prestados.     
     Integrantes de la clase empresarial como Mario Conde, la familia Ruiz-Mateos, Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández, etc. y esforzados miembros de la aristocracia como Iñaki Urdangarin. Emprendedores intachables que han levantado este país con su esfuerzo y su intelecto privilegiado. Referentes en el respeto a las leyes y a los derechos de los trabajadores que han antepuesto siempre el interés común al suyo propio.
     Sin su magnífico ejemplo, los ciudadanos de esta país nunca habríamos desarrollado el agudo sentido de la economía y la contención en el gasto que nos ha permitido sobrevivir a la crisis económica a pesar del aumento del paro y la drástica bajada de nuestros salarios. Gracias a ellos se ha potenciado la salud pública y hoy somos el país europeo con menos población hospitalizada (los enfermos han dejado el vicio de acudir a los hospitales ya que la eficiente gestión del personal hace que no puedan ser atendidos hasta pasados unos meses, tiempo en el que o bien el paciente se ha curado de su dolencia o ha muerto, por lo que ya no precisa ningún cuidado médico). Sin estos señores jamás se habría consolidado un sistema educativo exitoso como el nuestro (los adolescentes están tan bien educados y son tan responsables que abandonan los estudios para ahorrar dinero al Estado y facilitar el aprendizaje de sus ignorantes compañeros). Tampoco habríamos conseguido que nuestros jóvenes emigraran en masa al extranjero en busca de trabajo después de pasar muchos años formándose (con lo que se consigue, además de la bajada del paro, que practiquen idiomas y amplíen sus horizontes conociendo otras culturas). No podemos olvidar, además, que estos prohombres han promovido hábitos saludables como la práctica del deporte y la cultura (construcción de velódromos, conciertos en el Palau de la Música…) y la religión (organización de visitas papales y alubión de oraciones pidiendo un empleo al dios de turno). Han logrado el espectacular desarrollo de algunas de nuestras industrias como la automovilística (concesiones de ITV, organización de la fórmula uno en Valencia…), la papelera (manufactura de sobres) y la del embutido (especialmente la del chorizo). También han ayudado a que el populacho inculto amplíe su léxico incluyendo vocablos como prevaricación, malversación, cohecho, imputado, acusado, procesado, pitufeo… Por último, han impulsado la mejora de las relaciones internacionales del Estado estableciendo fuertes relaciones financieras con Suiza, Panamá, Islas Caimán, Luxemburgo, etc., países sin los que nuestra economía no podría subsistir.
     Estas lumbreras han sido para mí modelos que me han inspirado a la hora de diseñar personajes, escenas, tramas, situaciones, etc.
     También quiero agradecer su aportación a las oenegés y entidades sociales, fuente inagotable de inspiración sin la que me hubiera sido imposible imaginar muchos de los capítulos de esta obra.
     Finalmente, debo reconocer la decisiva contribución a mi novela del movimiento okupa y el colectivo pijoprogre. Estos grupos de sacrificados ciudadanos son dos pilares básicos de la Barcelona actual y sin su colaboración no resultarían verosímiles algunos de los episodios que se narran en Vicios del Servicio.


César Blasco