JODIDOS, PERO CONTENTOS

JODIDOS, PERO CONTENTOS

Vicios del Servicio es una hilarante crónica de actualidad donde unos personajes con una estrafalaria vida privada se ven afectados por la crisis económica. Una entretenida historia sobre la corrupción de nuestra sociedad, la solidaridad, las relaciones de pareja y la búsqueda de la felicidad. Porque, en palabras de una de las protagonistas de la novela:" Nadie es tan desgraciado como para no querer ser feliz." En definitiva, se trata de una forma divertida de abordar la devastadora coyuntura por la que atravesamos. Como diría otro personaje de la obra: "Estamos jodidos, pero contentos".

miércoles, 4 de octubre de 2017

INDEPENDENCIA

    


     -Cariño, ¿tú quieres ser independiente? -pregunta Climent a su esposa mientras coloca el jamonero sobre la encimera de la cocina.
     -¿Por qué lo dices, mi vida? -contesta Remedios que está troceando patatas para hacer una tortilla.
     -Me ha dicho la cajera del súper que, si somos independientes, no estaremos reprimidos y viviremos mejor -dice el marido antes de cortar una fina loncha de jamón del con un cuchillo cebollero que tiene el mango decorado con el escudo del Barça.
     -Pero ya somos independientes, hombre.
     -Eso depende, mujer.
     -¿No hacemos lo que queremos sin ayuda de nadie?
     -Eso sí.
     -Imagina que necesitamos a una persona para que nos ayudase a ir al baño o para comer como les pasaba a tus clientes cuando trabajabas.
     -Claro, claro.
     -Y tampoco le tenemos que obedecer a nadie para que nos mantenga. Mira el Manolo con su mujer.
     -¡Ostras! Es verdá. Como él no cobra nada del paro, tiene que hacer lo que ella le manda y si no lo castiga sin tabaco.
     -¡Che! Pero si lo deja sin tabaco, no es un castigo, es un premio porque el tabaco mata, lo pone en los paquetes.
    -Pero a él le gusta fumar y, si no puede, lo pasa muy mal y se estresa eso también es malo para su salú.
     -Entonces, ¿qué es mejor un hombre sano estresao o un hombre enfermo relajao?
     -Un hombre que no fuma pero que no se estresa porque su mujer le deja hacer lo que le gusta -afirma Climent con aire relajado.
     -¿Y si la que se estresa es ella porque su marido no le hace caso?
     -La mujer  siempre se puede fumar un cigarro para relajarse.
     -Y el marido hacerle caso a ella para no estresarse, ¡leches!
     -Claro, claro.
     -Menos mal que nosotros cobramos buena paga por la invalidez, si no, no seríamos independientes y estaríamos reprimidos.
      -Eso es verdá. Si no tienes dinero, no te apetece hacer el amor. ¿Te acuerdas que antes de empezar a ganar un sueldo los dos? Lo hacíamos menos que ahora -dice el marido con el rostro cubierto por un ligero rubor.
     -Y te reprimes más, ¡che! -contesta ella en el momento en que vierte las patatas troceadas en una sartén que tiene al fuego.
     -La Dolors también dice que si somos independientes seremos como los suizos. 
     -Yo vi un documental en la tele y allí hay muchos suicidios. Como hace mucho frío y casi no les da el sol, se deprimen mucho.
     -Claro, claro. Por eso se llama suicidio, por los suizos.
     -Pues si los independientes se suicidan más, no le veo la ventaja.
     -Además, los suizos no tienen jamón serrano como aquí.
     -Ni tortilla de patatas -responde la mujer antes de comenzar a picar una cebolla.
     -Ni queso tan bueno como éste -dice él mientras se dispone a cortar una cuña de manchego.
     -Es verdá, sus quesos no valen na: están llenos de agujeros.
     -Y dice la cajera que estamos ocupados.
     -Esos son los de los pisos del bloque de enfrente, los del banco.
      -Nosotros  estamos desocupaos.
      -Pero no somos parados, somos pensionistas -puntualiza ella echando en la sartén la cebolla picada.
      -Ya, mujer. Lo que quería decir es que no estamos ocupaos.
      -Y no nos tenemos que preocupar porque nuestro piso no está vacío.
      -Entonces no somos ocupados, somos despreocupados.
      -Hombre. Visto así…
      -También me ha dicho la Dolors que tendremos más libertad si somos independientes.
      -Eso depende -contesta Remedios mientras remueve el contenido de la sartén con una cuchara de madera.
      -Claro, claro. Si yo me independizo de ti, estaré soltero y seré más libre para estar con otra mujer. Y tú lo mismo, pero al revés.
      Dos lágrimas resbalan por las mejillas de la mujer mientras comienza a sollozar. Cuando el marido es consciente, deja el cuchillo y el queso para abrazar a Remedios por la espalda.
     -Perdona, cariño. Lo he dicho solo por seguir la conversación. No quiero ser independiente. Te lo juro.
     -Yo tampoco, mi vida -dice ella después de depositar la cuchara de madera en la encimera y volverse-. Yo tampoco quiero ser independiente.
     Y la pareja se funde en un beso interdependiente.


César Blasco

viernes, 1 de septiembre de 2017

IROS EN OTUBRE


     -¿Qué haces, chiquet? -Remedios llega con el carro de la compra y encuenta a su marido con un periódico abierto ante él-. No me digas que estàs leyendo el diario.
     -Es que me he traido El País de la Asociación y me estoy leyendo un articulo que me ha subrayao el Marc, el voluntario.
     -“Iros en otubre” -lee el titulo la mujer después de acercarse hasta el sofá y dar un beso a Climent en la mejilla-. ¿Quieres que nos vayamos de vacaciones?
     -No, mujer. Es que desde este otoño “iros”  estará bien dicho porque lo han aprobao los de la Academia de la lengua.
     -¡Che!  Eso ya se sabía, lo mismo que se puede decir verus.
     -No, mujer. Se dice versus.
     -¿Pero versus no son los poemas?
     -Y también se dice veros.
     -No puede ser, ¡leches! Si no se podria decir: veros con los iberos.  A mi me suena a chiste.
     -Pues yo se lo he oido al Miguel, el de la Asociación.
     -Probe Miguel. Tan joven y no encuentra novia pa casarse.
     -Con lo listo que es. Que está  bien de la cabeza y se hizo el loco pa cobrar la pensión.
     -Y decir almóndigas està bien dicho. Lo pone aquí -apunta ella señalando un párrafo del periçodico-. Pero no se puede decir empanladillas.
     -Claro, claro. Hay que decir empanadillas y no en pan ladillas.
     -Es que en pan ladillas, sería bocadillas.
     -¡Ostras! Y se puede decir también culamen, pechamen y muslamen -afirma Climent.
     -Normal, chiquet. Son de la família de examen y amén.
     -Claro, claro. Y también pone que està bien decir  chatear, vagamundo y dotor -añade el lector-. Pero esas palabras siempre se han dicho asín.
     -¿Y asina está bien? Porque tol mundo lo dice.
     -Seguro que sí. Es como en asesina, cansina o vesina.
     -Mira. También se puede dicir viejuno.
     -Yo creia que era un planeta:  Neptuno, Satuno y Viejuno.  
     -No, hombre. Un viejuno es un viejo. La palabra lo dice: viejo-uno. Sale mucho en los molónogos de la tele
     -¡Ostras! Pues pa mí, que también se dice monólogo. Me suena mucho.
     -Deber ser lo mismo que crocodilo y murciégalo. Ya se puede decir también cocodrilo y murciélago. Lo pone aquí -indica Remedios señalando con el dedo en el papel.
     -¿Y a qué te suena “amigovio”, con v?
     -A mi me suena a agobio.
     -Pues no. Amigovio es un amigo que no llega a ser novio.
     -Es como que me  agobio con un novio y tengo un amigo. Pero tenía que ir con b, porque  novio va con b.
      -Y ¿ a que no sabes qué es un "ño"?
      -Se dice  chichi, no seas guarro. ¡Leches! -responde ella mientras su rostro se enciende.
      -Que no, mujer. Que un  ño es un señor. ¿Lo ves? -Climent  coloca el dedo en una línea a la mitad del articulo.
     -¡Coño!
     -Se dice vulva. No seas cochina -dice Climent ruborizándose también.
     -Y mira lo que pone aquí -señala  Remedios un poco más abajo que su marido en el texto-. Dicen que a la toballa también se la puede llamar toalla.
     -Anda ya...  
     -Cada vez ponen más difícil lo de hablar bien.

viernes, 4 de agosto de 2017


Bienvenidos, sírvanse ustedes mismos, pasen y lean...


El 2 de agosto, el blog literario 100 Y UN LIBROS Y RESEÑAS  publicó una reseña de Vicios del Servicio:

...Una novela que no tiene desperdicio ni siquiera en los agradecimientos, y que puede levantar ampollas en todos aquellos individuos que se sientan aludidos.
"Vicios del servicio", es una novela de humor sin tapujos, políticamente incorrecta, pero totalmente necesaria.

Valoración:  8/ 10 Notable

sábado, 29 de julio de 2017

SORTEO DE 10 EJEMPLARES DE "VICIOS DEL SERVICIO" EN GOODREADS

       
                                             
                                                                 MALOS HÁBITOS

     -El Abelino me ha dicho que mañana le llega la lotería de navidá -anuncia Climent cuando entra en el salón comedor donde Remedios está planchando.
     -Vale, ¿pero tú has tirao la Primitiva? -pregunta la mujer sin levantar la cabeza de la tabla de planchar.
     -¿Cómo voy a tirar la Primitiva? La he echao porque, si la tiro, luego no la tenemos y no la podemos cobrar si nos toca.
     -¿Pero dónde las echao, listo? Porque si las echao a una papelera o a un buzón de correos tampoco la tenemos.
     -Me la he echao al bolsillo.
     -Pero primero te la sellao el Abelino, ¿no?
     -Claro, claro. Me la sellao.
     -¿Y el Euromillón? -dice ella mientras coloca la camisa recién planchada en el respaldo de una silla.
     -También. Sellao y echao al bolsillo -asegura Climent a la vez que comienza a extraer papeles del bolsillo trasero del pantalón.
    -¿Y cuándo empieza y la quiniela?
    -Aún falta.
    -¿Y has ido a ver al de la ONCE?
    -Sí que he ido a su caseta, pero como el Jordi es ciego de la vista, no nos hemos visto.
    -¡Che! Él no te habrá visto, pero tú sí lo habrás visto.
    -Entonces, no nos hemos visto los dos.
    -Visto así, tienes razón. Pero, ¿le has comprao el Cupón y los  Rasca? Trae pa´ca, chiquet.
   La mujer coge todos los boletos que Climent ha depositado sobre la mesa del comedor  y, después de examinarlos, le da un boleto a  su marido mientras ella coge otro igual. Y sin mediar palabra, ambos comienzan a rascar su papel con sendas monedas.
     -Nada -dice ella.
     -Ostras, yo también nada.
    -¿Y has preguntao cuándo venden el especial de la ONCE?
    -Que sí, que hasta después del especial del verano no lo venden.
    -Ahora bajas a comprar el pan y te pasas por el quiosco a mirar si nos ha tocao la Loto rápid de los catalanes -ordena ella mientras rebusca en un cajón del mueble del comedor.
     -Vale.
     -Y compras dos números de  la Grossa de navidà -dice Remedios tendiendo a su marido el boleto de la Loto rápid.
    -Ya la compré la semana pasada. No te acuerdas que te lo dí.
    -Es verdá. No me acordaba.
    -No sé pa qué compramos tanta lotería si luego no nos toca nunca -dice Climent mientras se rasca el cuero cabelludo compulsivamente con la mano derecha.
     -Eso es verdá. No tenemos suerte. Como dice el refrán: desafortunado en el juego, afortunado en amores.
     -Es al revés: desafortunado en amores, afortunado en el juego.
     -Es lo mismo: el orden de las fortunas no altera el producto -concluye ella.
     -Por eso no nos toca nunca la Primitiva.
     -Pero eso no es siempre verdá porque José Luis el vecino del bajo primera, le tocó la Primitiva y se compró un BMW y enseguida se echo novia.
     -Sí pero antes era solterón. Fue después de que le tocará cuando tuvo tantas novias. Antes tenía un Fiat y no ligaba nunca -explica Climent.
     -Pero igual las novias no eran buenas y sí que era desafortunado en amores.
     -Yo conozco a un hombre que no es afortunado en el juego y encima lo ha dejao la mujer -objeta Climent- . Es el Ramonet, el de la Asociación, y está enganchao al juego por el internet. Tiene una enfermedá que se llama ludopatía. Me lo dijo él.
     -Si es Ramonet, el cojo de la pata que está siempre en la tragaperras, la enfermedad será ludo-patilla, que no te enteras.
     -Da igual. El caso es que estaba enviaciao a jugar al póker en el ordenador de su casa y los bancos le tienen embargada la pensión y la mujer lo ha dejao.
     -Lo que no entiendo, es ¿por qué lo llaman juego? -se pregunta Remedios mientras coge otra camisa del montón que hay en el sofá-. Si cuando juegas a algo te diviertes y en el casino hay gente que se arruina y eso no será muy divertido para ellos. ¡Che!. seguro que al Ramonet eso no le parece divertido.
     -Claro, claro. Pero con su dinero otros sí que se divierten: los dueños de los casinos y las casas de apuestas del internet.
     -¡Che! ¿Y por qué no lo prohíben como las drogas o las armas? -pregunta ella comenzando a colocar la camisa en la tabla de planchar.
     -Porque los políticos son muy viciosos y a todos les gusta jugar. Por eso tienen que estar siempre robando, para pagar las deudas del juego y no tener problemas con la mafia.
    -Es como las películas, si no pagas al corredor de apuestas, que es un mafioso muy malo, luego te rompen las piernas.
    -Ostras. Eso si tienes suerte, porque, si no, te pegan un tiro.
    -Pero, si tienes suerte y ganas, ya no le debes nada al mafioso.
    -Claro, claro. Pero la casa siempre gana en los casinos, así que el jugador siempre pierde. Y, si no tiene para pagar, le machacan los dedos con un martillo que yo lo vi en una película.
    -Eso era porque hacía trampas.
    -Bueno. Nosotros, por si acaso, no iremos a ningún casino. Que luego siempre salen con alguna extremidá fastidiada -asegura Climent mientras mueve los dedos de sus manos con los brazos en alto.
    -Ni al bingo. Que sales con dolor de cabeza.
    -Ostras. Es que cada día lo hacen más complicao.
    -Será por eso que dicen que no hay que intentar a la suerte -dice la mujer.
    -Pero con la lotería y los cupones no pasa lo mismo y puedes intentar a la suerte sin que te partan las piernas.
     -Porque son sorteos públicos, chiquet.
     -Claro, claro. Entonces no hay que intentar a la suerte privada.
    -Exacto.
    -Menos mal que nosotros no estamos enviciaos, cariño -dice el hombre antes de acercarse hasta su esposa y coger con dulzura sus manos.
    -¡Qué suerte tenemos, mi vida! -asegura Remedios abrazándose fuertemente a su marido.


SI QUIERES GANAR UN EJEMPLAR DE "VICIOS DEL SERVICIO",
ENVÍCIATE Y JUEGA HACIENDO CLIC EN ESTE ENLACE:



¡SUERTE!

miércoles, 26 de julio de 2017

RESEÑA EN "ENTRE LA LECTURA Y EL CINE"


El blog ENTRE LA LECTURA Y EL CINE publicó una reseña literaria de Vicios del Servicio el sábado 15 de julio de 2017:

...Esta novela me ha sorprendido para bien. La verdad es que desconocía su existencia hasta que el autor contactó conmigo y me ofreció leerla, algo que quiero agradecerle. La sinopsis me parecía peculiar, pero lo que me hizo darle una oportunidad fue que leí el 1º capítulo y me hizo gracia (el autor lo tiene disponible en este enlace). Teniendo en cuenta que no es fácil hacerme reír con un libro, eso fue un gran punto a favor...

Leer la reseña completa: http://entrelalecturayelcine.blogspot.com.es/2017/07/vicios-del-servicio-cesar-blasco-barrado.html

lunes, 17 de julio de 2017

RESEÑA EN "EL UNIVERSO DE LOS LIBROS"

    El día 14 de julio, blog literario EL UNIVERSO DE LOS LIBROS publicó una reseña de Vicios del Servicio:

...César Blasco nos ofrece en Vicios del servicio una obra repleta de humor que no solo buscar la diversión y el entretenimiento del lector, sino que también resalta desde una perspectiva crítica distintos aspectos de nuestra actualidad...

    Leer la reseña completa: http://www.eluniversodeloslibros.com/2017/07/vicios-del-servicio-cesar-blasco.html

miércoles, 12 de julio de 2017

MALOS HÁBITOS

                                            


                                                                                              
     -Climent, enciende el aire acondicionado -ordena Remedios desde la puerta de la cocina ataviada solo con un delantal fucsia encima de su ropa interior propia de una profesional del sexo-. Hace mucha calor.
     -Ya voy -responde el marido que está sentado en el sofá frente a la pantalla del televisor jugando con la Play Station-. Pero se dice el calor, en masculino. Espabilada.
     -También se puede decir la calor, listo. Que yo lo he oído en la tele.
     -¡Ostras! Pues se podrá decir de las dos maneras
     -O sea, que es una palabra bisexual, como la Veneno.
     -Claro, claro.
     -Entonces debería llamarse lo calor, ¡leches!
     -Claro, claro. pero lo calor es individual y cada uno tiene lo suyo -vuelve a la carga el hombre-. Y tú te estás asando pero yo ahora casi no tengo calor -añade mientras se seca el sudor de la frente con la camiseta del Barça después de ponerse en pie-. Cada uno tiene lo suyo. Es como el culo, todo el mundo tiene el suyo.
     -Pero ahora ninguno de los dos tenemos calor, ¡che! Así que es general.
     -Lo calor es personal porque cuando unos se queman y otros se congelan en el mismo sitio. Fíjate en los guiris cuando vienen a Barcelona en invierno, van con sandalias en pantalones cortos y camiseta y nosotros con botas y tapaos con jersey y abrigo gordo.
     -Chiquet, eso es porque están acostumbraos. En su país hace mucho frío y cuando vienen aquí tienen calor.
     -¡Ostras!, eso depende. Porque ¿quién pasa más calor un camellero desnudo en el desierto o un esquimal con muchas pieles de foca en su casa con calefacción? -pregunta Climent a la vez que se recoloca los genitales en el bañador paquetero.
     -Para eso está la temperatura, ¡leches! Da igual dónde la midas. Si estás en un sitio a cien grados, hace mucho calor y si estás a cero grados, no hace calor.
     -A cero grados es una temperatura neutra: no hace ni frío ni calor…
     -Pero aquí tenemos más de cero grados, ¡che! Así que hace calor.
     -Claro, claro. Aunque dicen que ahora hace más calor que antes.
     -Eso es por el cambio climático.
     -Lo están diciendo a todas horas en los telediarios, como si fuera algo nuevo. Pero toda la vida ha cambiao el clima.
     -Claro, claro. En invierno no hace el mismo clima que en verano.
     -Eso lo saben hasta los niños, ¡leches!
     -¡Ostras! Y luego nosotros somos los tontos… Dicen que el clima cambia por el efecto invernadero. Pero en tiempos de los romanos no había invernaderos y también hacía más frío en enero que en agosto que yo lo he visto en los documentales del Discovery max.
     -El caso es que ahora estamos pasando una ola de calor, lo dicen todas las teles. Y aquí no hay quien aguante, así que pon el aire.
     -¡Ostras! Pero si es una ola, solo tendrían que tener calor en el mar porque en tierra no hay olas -observa él-. Como mucho pasarían calor los que fuesen a la playa.
     -Eso es verdá. En la playa se pasa mucho calor si te pones al sol.
     -Y si no te bañas…
     -Pero, si te mojan las olas, ya no pasas calor, ¡leches! -dice Remedios-. Así que ola de calor está mal dicho.
     -Claro, claro. Lo tendrían que llamar caloría, como lo de las comidas.  
     -O Carolina, como la vecina del tercero. Pero enciende el aire. Y antes cierra la ventana, que se escapa el frío -dice ella dándose aire en la cara con la palma de la mano a modo de abanico.
     -El frío no existe, Remedios. Solo es falta de calor. Así que por la ventana entra lo calor.
     -¡Che! ¿Y si lo que no existe es lo calor? Si es solo la falta de frío.
     -Claro, claro. Es la misma cosa.
     -¡Leches! pues debería llamarse calor-frío. O frío-calor.
     -¡Ostras! Entonces, si te digo que tengo poco calor-frío es lo mismo que mucho frío-calor -concluye el hombre mientras cierra la ventana del salón comedor. 
     -Exacto, chiquet. Así que pon el aire que estoy achicharrada de calor-frío -dice Remedios antes de dar media vuelta y regresar al interior de la cocina.
     Climent pone en funcionamiento el aire acondicionado tras colocarse frente al aparato. Y, antes de que la brisa fresca golpee su rostro, oye el grito emitido por Remedios al comprobar que las croquetas se le han quemado por la acción de lo frío-calor del aceite de la sartén que tenía en el fuego.

FELIZ VERANO

martes, 4 de julio de 2017

domingo, 11 de junio de 2017

RESEÑA EN EL BLOG LITERARIO LA BIBLIOTECA DE ÁNGELA

La Biblioteca de             ÁNGELA

miércoles, 3 de mayo de 2017


Opinión personal:

Penurias Exquisitas fue la primera novela de César Blasco, la cual me gusto mucho y cuando su autor me ofreció su segunda novela acepté encantada y no me ha desfraudado. Me he divertido mucho. El autor ha creado unos personajes entrañables con sentido del humor en situaciones rocambolescas y divertidas y con una carga de sátira a nuestra sociedad.

Vicios del servicio es una novela más que recomendable que te hará pasar unas horas con una sonrisa y te dejará un buen sabor de boca.

lunes, 29 de mayo de 2017

RESEÑA EN EL BLOG LITERARIO LIBROS Y LITERATURA



Hace mucho tiempo, allá por el 2011, leí una novela de un autor que pocos conocían, Cesar Blasco, yo lo descubrí gracias a las redes sociales, al boca a boca como dicen unos, o boca oreja como dicen otros, aunque como estamos hablando de libros lo suyo sería decir “ojo a oreja”. “Penurias exquisitas”, fue un libro que recomendé mucho y que divirtió a casi todos los que lo leyeron. Un libro con una feroz crítica social en clave de humor.
Y hace muy poco descubrí que César Blasco regresaba con otro libro y desde ese momento ya quise saber cómo había sido la evolución de este autor...
Leer la reseña completa:

jueves, 25 de mayo de 2017

LOS LECTORES OPINAN

     Apenas ha transcurrido un mes desde la publicación de Vicios del Servico, pero ya se han producido numerosas reacciones del personal tras la lectura de la novela. A continuación exponemos una muestra de las opiniones más representativas de los lectores:

<<Este despropósito es la obra de un escritorcillo podemista y mediocre de dudoso gusto cuyo mayor argumento literario es el ataque injustificado a la decencia y las buenas costumbres. Sin ninguna justificación, el autor arremete contra la clase política y empresarial, la Iglesia, la judicatura y la música romántica. Por otro lado, en toda la novela se alaban gratuitamente las bondades del amancebamiento, los juguetes eróticos y el asesinato. Por su inmoralidad y por constituir un ataque feroz contra los principios básicos que sustentan nuestra cultura liberal judeo-cristiana, esta  novela debería ser prohibida.>>
 (Un dirigente político conservador desde su celda de Soto del Real)

<<Jamás en mi dilatado periplo vital había tenido conocimiento de una novela donde se reflejase con semejante jocosidad la extenuante búsqueda de la felicidad del ser humano. Otrosí, la trama está trufada de exquisita crítica a nuestra sociedad materialista, alienante y nihilista. Una hilarante sucesión de vicisitudes de los personajes protagonistas en la tradición de la mejor sátira británica o de la picaresca de nuestro siglo de oro.>>
 (Mi vecino taxista)

<<Excelente. No deja títere con cabeza>>
(Un magistrado de la Audiencia Nacional)

<<Se ha pegado cinco años para escribir un libro que ni siquiera tiene fotos. Además, la novela no trata de temas interesantes como las que escriben la Esteban o el Jorge Javier Vázquez. Estoy segura de que se mete en el despacho a escribir todas tardes para no atender al perro y a mis nietos, que son unos angelitos. Y ahora dice el descarado que va a empezar a escribir otra…>>
(La madre del autor)

<<¿Quién nos iba a decir que este calamochino sería capaz de escribir otra novela?  Con lo calladico que es el zagal. Para que luego vengan los de Zaragoza a dárselas de intelectuales cuando acuden al pueblo de vacaciones.>>
(The Calamocha Times)

<<Me he partido el culo leyendo Vicios del Servicio. Los protagonistas están como una puta cabra y les pasan una de cosas que te cagas.>>
 (Un conocido intelectual que prefiere permanecer en el anonimato)

<< El protagonista de esta novela, es un individuo machista, xenófobo, homófobo, clasista, misógino e ignífugo. En toda la trama no se utilizan medios de transporte sostenibles, Pere siempre se desplaza en su Audi. Tampoco se fomenta el reciclaje de los residuos sólidos urbanos. Los personajes son insolidarios y se desentienden de los miembros y miembras más desfavorecidos de la sociedad. Por si esto fuera poco, la novela no ha sido escrita de forma paritaria (el único autor es un hombre). Tras una fachada de crítica a la corrupción política, el texto despide tufo reaccionario. Ridiculiza a los colectivos alternativos y las entidades sociales, alternativamente. Atenta contra los valores democráticos y las libertades fundamentales, y, en consecuencia, Vicios del Servico debería ser prohibida.>>
 (La alcaldesa progresista de una gran ciudad)

<<Amena y equilibrada, se lee sin darte cuenta. Los protagonistas son personajes  muy originales que libran unas delirantes batallas con la realidad. Una novela divertidísima que mezcla equilibradamente el humor absurdo, la ironía, los enredos y el  humor negro. Empiezas a leer y no te libras de la risa hasta que terminas la novela.>>
(Revista de libras)

<<Le aseguro, señoría, que yo no sabía nada de las actividades de mi marido.>>
(La mujer del autor)


César Blasco

miércoles, 19 de abril de 2017

FIRMA DE EJEMPLARES DE VICIOS DEL SERVICIO

       Os invitamos a visitar la Librería González  (C/Guipúzcoa, 61 de Barcelona) el domingo, día 23 (Sant Jordi), de 12 a 14 horas.
      Allí podréis disfrutar de la presencia del autor de “Vicios del Servicio”, que se encontrará a las puertas del establecimiento firmando ejemplares de su novela.
      César lleva varias semanas preparándose para la ocasión con ejercicios de musculación de su brazo y mano derecha en un gimnasio del barrio. También ha perfeccionado su letra para escribir las dedicatorias completando casi doscientos cuadernillos Rubio de caligrafía.
      Se han cursado invitaciones a varias personalidades que aparecen en la novela para que asistan al acto ( Jordi Pujol, Rato, Bárcenas, etc.), por lo que rogamos a los lectores que se acerquen a comprar un libro que no traigan joyas ni objetos de valor para evitar disgustos.
      La presencia de famosos está asegurada porque también corre el rumor de que Rappel visitará la librería con la intención de prepararse para su próxima aparición en Gran Hermano VIP (Verneda I Prim). Y parece ser que Belén Esteban, en Barcelona por Sant Jordi, visitará ese día todos los lugares de la ciudad donde se firmen libros en busca de “negros” para futuros trabajitos. La diversión está asegurada.
      Además, si compráis un ejemplar de la novela, el autor  os regalará una cariñosa dedicatoria personalizada ("Con cariño para la persona que paga los doce euros") y os despedirá con un par de besos (ellas) o un abrazo (ellos).

lunes, 3 de abril de 2017

                                    

¿POR QUÉ REGALAR VICIOS DEL SERVICIO EL DÍA DE SANT JORDI/ EL DÍA DEL LIBRO?

     Porque, como el caballero Jordi, venció al malvado dragón que atemorizaba al reino, tú derrotarás al dragón del tedio que ronda la mente humana si te lo regalas (y lo lees, claro). Además, también puedes derrotar los ronquidos de tu pareja cuando se quede dormido/a en el sofá vencido por el aburrimiento de la programación televisiva, sólo tienes que introducirle el lomo del libro en la boca.
     Porque tu chico te va a regalar un ramo de rosas rojas enorme al comprobar emocionado que este año te lo has currado y no le has comprado otra vez el último premio Planeta.
     Porque evitarás que tu mujer te patee los testículos otra vez, harta de que cada 23 de abril le regales el último libro de Belén Esteban o Jorge Javier Vázquez.  Este año le demostrarás lo mucho que la quieres porque te has esforzado buscando para ella un libro original que no lo han leído todas sus amigas.
     Porque así no tendrás que aguantar las largas colas que se forman el día del libro en los puestos callejeros o en las librerías. Recibirás en tu domicilio el ejemplar de la novela por correo y no habrás de moverte de tu casita. Te evitarás los codazos, puñetazos, el tufo a sobaquillo y los sospechosos móviles rozando tu trasero.
     Porque Vicios del Servicio te ofrece un vicioso servicio de dedicatorias a la carta totalmente gratuito. El autor reproducirá en la primera página de la novela la dedicatoria elegida por el comprador de entre las siguientes opciones:
Uno.- A (nombre del comprador/a), que con su sensual inteligencia y sus caricias creativas excitó mi entendimiento inapetente hasta llevarme al clímax durante el que engendré esta novela,
El autor.
Dos.-Con cariño para (nombre del comprador/a), el/la maestro/a del sexo tántrico, que tanto me ayudó a relajarme de las tensiones ocasionadas por la escritura de este libro.
Un achuchón a distancia,
El autor.
     Porque sólo cuesta doseuros, o sea, doce euros. Lo mismo que un cubatalitro en la disco poligonera a la que acudes los fines de semana con tus colegas para mitigar vuestra angustia existencial y reflexionar sobre lo fútil de la vida humana. 
     Porque leer es sexy. Vete a una cafetería del centro, siéntate a una mesa, ponte las gafas de pasta que te dan ese toque intelectual tan irresistible y abre Vicios del Servicio. Garantizado: en pocos minutos se te acercará un hombre o una mujer para interesarse por tus deseos más apremiantes, concretamente para ver qué deseas tomar. Además, siempre puedes dejar volar tu imaginación leyendo las aventuras sexuales del protagonista del libro.
     Porque la lectura de esta novela no engorda. Cero calorías, a menos que te la comas.
     Por si todas estas razones te parecen pocas, tenemos una oferta irresistible para ti que no eres tonto:
¡COMPRA UNA NOVELA Y LLÉVATE OTRA POR EL MISMO PRECIO QUE LA PRIMERA!
(Apúrate, esta promoción está limitada a los primeros 100.000 ejemplares).


  César Blasco



miércoles, 29 de marzo de 2017

AGRADECIMIENTOS


     Quiero expresar mi sincero reconocimiento a los grandes hombres de este país, sin los cuales esta novela jamás habría visto la luz.
     Políticos admirables como el Molt Honorable Jordi Pujol, Félix Millet, Manuel Chaves, Luis Bárcenas, Jaume Matas, Francisco Granados, etc. nos han enseñado la manera correcta de conseguir contratos con la Administración pública en connivencia con honrados empresarios y cómo gastar convenientemente el dinero de todos sin que caiga en manos de despilfarradores que lo invertirían en hospitales o colegios.
     Banqueros ejemplares como los gestores de las Cajas de Ahorros rescatadas por el Gobierno o el padre del milagro económico español, el incorruptible Rodríguez Rato. Profesionales eficientes y abnegados que han logrado transferir al Estado las entidades que dirigían para asegurar su viabilidad, asignándose para sí unas ridículas indemnizaciones por los servicios prestados.     
     Integrantes de la clase empresarial como Mario Conde, la familia Ruiz-Mateos, Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández, etc. y esforzados miembros de la aristocracia como Iñaki Urdangarin. Emprendedores intachables que han levantado este país con su esfuerzo y su intelecto privilegiado. Referentes en el respeto a las leyes y a los derechos de los trabajadores que han antepuesto siempre el interés común al suyo propio.
     Sin su magnífico ejemplo, los ciudadanos de esta país nunca habríamos desarrollado el agudo sentido de la economía y la contención en el gasto que nos ha permitido sobrevivir a la crisis económica a pesar del aumento del paro y la drástica bajada de nuestros salarios. Gracias a ellos se ha potenciado la salud pública y hoy somos el país europeo con menos población hospitalizada (los enfermos han dejado el vicio de acudir a los hospitales ya que la eficiente gestión del personal hace que no puedan ser atendidos hasta pasados unos meses, tiempo en el que o bien el paciente se ha curado de su dolencia o ha muerto, por lo que ya no precisa ningún cuidado médico). Sin estos señores jamás se habría consolidado un sistema educativo exitoso como el nuestro (los adolescentes están tan bien educados y son tan responsables que abandonan los estudios para ahorrar dinero al Estado y facilitar el aprendizaje de sus ignorantes compañeros). Tampoco habríamos conseguido que nuestros jóvenes emigraran en masa al extranjero en busca de trabajo después de pasar muchos años formándose (con lo que se consigue, además de la bajada del paro, que practiquen idiomas y amplíen sus horizontes conociendo otras culturas). No podemos olvidar, además, que estos prohombres han promovido hábitos saludables como la práctica del deporte y la cultura (construcción de velódromos, conciertos en el Palau de la Música…) y la religión (organización de visitas papales y alubión de oraciones pidiendo un empleo al dios de turno). Han logrado el espectacular desarrollo de algunas de nuestras industrias como la automovilística (concesiones de ITV, organización de la fórmula uno en Valencia…), la papelera (manufactura de sobres) y la del embutido (especialmente la del chorizo). También han ayudado a que el populacho inculto amplíe su léxico incluyendo vocablos como prevaricación, malversación, cohecho, imputado, acusado, procesado, pitufeo… Por último, han impulsado la mejora de las relaciones internacionales del Estado estableciendo fuertes relaciones financieras con Suiza, Panamá, Islas Caimán, Luxemburgo, etc., países sin los que nuestra economía no podría subsistir.
     Estas lumbreras han sido para mí modelos que me han inspirado a la hora de diseñar personajes, escenas, tramas, situaciones, etc.
     También quiero agradecer su aportación a las oenegés y entidades sociales, fuente inagotable de inspiración sin la que me hubiera sido imposible imaginar muchos de los capítulos de esta obra.
     Finalmente, debo reconocer la decisiva contribución a mi novela del movimiento okupa y el colectivo pijoprogre. Estos grupos de sacrificados ciudadanos son dos pilares básicos de la Barcelona actual y sin su colaboración no resultarían verosímiles algunos de los episodios que se narran en Vicios del Servicio.


César Blasco